Una de las técnicas más populares de impresión sobre tela es el sublimado. En realidad, se ocupa para personalizar prendas con un alto porcentaje de poliéster. Este tipo de impresión es muy adecuado cuando se requiere telas que permitan transpiración.

El sublimado textil se emplea cuando se busca un estampado de alta calidad, en ocasiones mucho mejor que los resultados que da la serigrafía. A grandes rasgos, se imprime una imagen con plotter
sobre papel absorbente, y esta imagen se plancha encima de la tela. Al aplicarse calor, la imagen es transferida a la prenda de manera permanente. El calor se aplica con una prensa o plancha térmica especial para telas.

El proceso de sublimación es muy sencillo, la tinta que se utiliza para los diseños pasa de estado sólido a estado gaseoso, y cuando está en ese estado, penetra en los tejidos. Al aplicarse la plancha o prensa térmica, la impresión es permanente.